El verano y sus extensos días invitan a pasar tiempo al aire libre, y por eso el jardín se convierte en uno de los lugares predilectos de la casa. Aquí te damos algunas recomendaciones para iluminarlo:

Iluminá algunos árboles y arbustos: lo primero que tenés que hacer es seleccionar los elementos de tu jardín que podés resaltar con luces. Elegí los árboles que más te gusten, para estos lo mejor es una iluminación empotrada al suelo con lámparas led. Si buscas un efecto más decoroso lo conseguirás con las luces halógenas. Las luces empotradas son una buena opción, ya que son discretas, prácticas y eficientes, además, son una fuente de luz oculta.

Iluminá senderos o el camino de acceso a la casa con puntos de luz: es ideal utilizar faroles en el trayecto con el fin de aluzar el mismo. Son ideales las lámparas a media altura o en el suelo para iluminar senderos. Tener una vista general de tu jardín es importante para tu seguridad, por lo tanto, las luces destinadas a esta tarea deben tener una mayor potencia.

Un farol de 2 ó 3 cabezas se verá estupendo en galerías, porches, patios o terrazas: ideales para la iluminación exterior de forma unidireccional o en varias direcciones.

Usá proyectores para una iluminación ornamental de los árboles: debes dirigir la luz de abajo hacia arriba, así conseguirás que esos elementos que has seleccionado sean los protagonistas. No tenés que ser un paisajista profesional para lograr los efectos que deseas y darle otra cara a tu jardín en la noche.

Elegí lámparas led para ahorrar energía: además de tener ventaja de ahorro energético, también tiene mayor vida útil y no contamina al medio ambiente. Otra opción son las lámparas de bajo consumo en dispositivos de alimentación solar. Estas lámparas son muy efectivas para jardines, son prácticas, cómodas y rentables, se cargan durante el día y por la noche se encienden automáticamente.

Elementos de iluminación:

Faroles. La luz puede dirigirse hacia abajo o en todas direcciones. El punto luminoso se monta sobre postes a 3-5 m de altura.

Reflectores. Altura: 0,50-1,60 m o algo más altos, en ocasiones. La iluminación se dirige hacia abajo.

Para iluminar árboles o arbustos, normalmente se utilizan proyectores colocados en el suelo, con  potencias que van desde 150 a 300 W.

Si el follaje del árbol es abierto, colocar los proyectores debajo de las ramas, para que puedan verse el follaje y las ramas. Si el follaje es denso, se colocan distanciados, para subrayar la silueta.

Se aconseja la luz verde para arbustos de color verde oscuro y la azul especialmente para ejemplares de follaje verde claro o azulado.

Apliques. Se fijan en muros para iluminar entradas, terrazas, etc. Tienen formas variadas.

Iluminar tu jardín durante las noches es una tarea necesaria y divertida, que llenará de vida a tu jardín y lo mantendrá seguro.