Como afrontar la pérdida de un ser querido

La pérdida de un ser querido es un momento delicado, que realmente no hay una guía práctica de como enfrentarlo.  La muerte es algo que no se suele hablar, pero siempre llega, algunos jóvenes otros los alcanza al final de una vida. Sin importar el momento, es un momento difícil que lleva su debido proceso de sanación.

Las situaciones en las cuales se producen estas perdidas pueden ser inesperadas, trágicas, tristes, incomprensibles a la razón, algunas son esperadas por problemas de salud y en muchos casos un alivio para una vida larga el poder partir en paz. Las reacciones ante momentos de este tipo son variadas, dependen de la relación que tenían, su cercanía, el afecto y lo vivido juntos. Ni hablamos ante la perdida de tu compañera/o de vida.  Ciertamente la partida de un ser querido deja sensaciones contradictorias de sus allegados, son esos momentos en donde te preguntas:

¿Por qué no pase más tiempo con ella/él? ¿Cuándo fue la última vez que me tome un tiempo para charlar? ¿Por qué no te valore mas cuando te tenía? ¿No pude hacer algo mas por ti? ¿Qué voy a hacer ahora sin ti?

Seguramente cada uno tendrán sus propias memorias  escritas con tintas de tristeza, de agradecimiento, de una nostalgia o bien de una impotencia. De saber que no sabes cuando, pero sabes que esa persona partirá pronto, quedando solo el vacío y las lágrimas.  Son casos así cuando tu mente entra en una galería de recuerdos compartidos, algunos felices, otros de enojo, algunos de risa, entre otros todos teñidos por ese velo de nostalgia ante una situación que no se puede hacer mas que esperar .

¿Quién no recuerda la primera cita con su pareja? ¿Esa comida casera que nos hacia nuestras madre o abuelos? Ese sabor que no se olvida. ¿Los viajes de pesca? ¿Con quién aprendiste a andar en bici? Los paseos a la plaza o sencillamente las tardes compartiendo el mate con las noticias del día a día.

Ni toquemos por ahora los cumpleaños, aniversarios y fechas como navidad.

Son momentos de duelo donde el dolor se transita a su manera, cada uno lo expresa a su modo, lo vive, lo siente en su interior. Hay consuelos religiosos donde el rezar por ese ser querido consuela el alma de los que quedaron aún. Hay consuelos personales como mantener vivos los legados que nos han dejado, y otros que solo el tiempo brinda.

Más allá de como se de las situaciones, lo importante es el estar juntos en esos momentos, el escuchar al otro, un abrazo puede decir mucho sin decir una palabra, el consuelo de valorar los buenos momentos que vivieron por sobre el dolor. Un ramo de flores puede transmitir ese apoyo a esa persona que pasa por un duelo.  Quizás algo ingenuo y sentimental para algunos, pero como he dicho antes, todos caminamos con esos zapatos de manera distinta.

Muchos sitios mencionan los 5 pasos de un duelo en proceso (Negación, ira, negociación, depresión y aceptación) pero aquí lo tomare de manera más personal.

Por eso voy a dejar a continuación unos consejos para estas situaciones de duelo, dolor y consuelo:

  • Respetar el tiempo de dolor, duelo de cada persona afectada. Todos sentimos de diferente manera, no todos se recuperan al mismo tiempo, no hay un tiempo de duelo establecido de llevar. Pueden ser meses, años o décadas, además el modo de llevarlo es tan personal como el tiempo que se lleva.

  • Recuerda a esa persona en su mejor momento, en los recuerdos donde estaba sano, feliz, esa ocasión especial que te saca una sonrisa. Hay un dicho que dice: La verdadera muerte radica en el olvido. «La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo», dijo François Mauriac, por eso hay que recordarlos, no en su peor momento, ni en el dolor, sino de un lado positivo. No eliminara el dolor, pero ayuda.

  • Busca ayuda si la sientes necesaria, Los momentos así, mucha gente se encuentra sola, pero no es excusa para aislarse. Si tiene un amigo cercano, háblelo con este, si no tiene a nadie cercano con esa confianza, busque a un profesional. Una charla puede ser sanadora en el momento correcto. La depresión puede ser peligrosa

  • Esta bien llorar, si quiere llorar llore. No es malo decir que he llorado, sin roles de genero a juzgar, el dolor no hace diferencia, el expresarlo tampoco. Puede llorar hasta que se le sequen los ojos, es una manera de expresarlo.

  • Recorra los lugares u objetos que le traen buenos recuerdos. Si es del tipo que le gusta caminar es buena idea, volver a ir a esos sitios tan importantes para nosotros, revise esos álbum de fotos archivados . Reviviendo el recuerdo feliz, re valorice esos recuerdos como un modo de consuelo.

  • Perdone viejos rencores por esos momentos, rivalidades familiares no sirven cuando es la partida de alguien. Lo ultimo que necesita es reabrir viejas heridas que le causen más dolor. Si no los puede perdonar, no los reviva. Tolere por respeto al difunto.

  • Prepare todo los tramites funerarios con tiempo, siempre respetando la voluntad del difunto/a. Es mejor ganar tiempo con esos tramites para pasar el duelo con la mayor paz posible.

  • Por favor, NO toque el tema de herencias, legados o bienes. Sea respetuoso con los demás y con usted mismo, hasta que pase un tiempo decente de duelo.

  • Para tratar con los mas pequeños, hable con cuidado del tema. No mencione detalles hospitalarios, dolorosos que afecten mas al menor en cuestión. Siempre hable con la verdad, pero a un nivel que ellos entiendan. Es importante cuidar la imagen que tiene el niño/a del fallecido

  • No se olvide de consolar y cuidar a los familiares que quedan viudos. Una visita semanal, una charla puede ayudar al sentimiento de soledad que genera este tipo de perdidas. El vacío de una casa es algo difícil de afrontar.

  • Siempre ofrezca su ayuda, un gesto puede hacer mucho por el doliente. No hace falta algo enorme, una comida calentita, ayudar con el cuidado de un menor, un café, hacerle las compras al super,  puede hacer la diferencia para una persona que no tiene ánimos de nada.