Recorte de “El jardín de las delicias”, El Bosco; en sus cuadros siempre hubo un elemento de colores cálidos, en contraposición con los fríos, como esas fuentes de agua en los centros de sus cuadros y esos cielos azules, grises y verdosos, que se pierden en el horizonte.

Ambos autores tienen preferencia por la afinación de los elementos a mostrar, en uno son simples dedos, en el otro, en cambio, son elementos de tortura..mera coincidencia o recursos usados con un fin en común? Buscaban tal vez que lo que quede plasmado en la imagen ,sea, de alguna manera, mucho más “terrorífico” que en la vida real? Que cause espanto al espectador quizás?

En la obra de El Bosco, el espectador puede “jugar” con el cuadro, que se abre y se cierra como un libro. Antes de abrirlo, está la imagen del globo terráqueo en su tercer día de creación, según la Biblia, libre de vida humana, sólo se ven vegetación y minerales, un mundo perfecto. Una vez abierto, se observan tres etapas en la vida del hombre, la primera es la del paraíso (o “El jardín del Edén”) donde se ve a Dios, junto con Adán y Eva, en un lugar celestial, pero que al ver más de cerca se notan los indicios de pecados venideros, como la figura de un león devorándose un ciervo. También se ve al diablo, en una roca antropomorfa, de la que sale la serpiente, que se enrosca en el Árbol de la fruta prohibída, todo un simbolismo. La segunda etapa, es la de “El jardín de las delicias”, donde se ven los pecados del hombre en las distintas escenas: hombres y mujeres, desnudos, lujuriosos, comiendo frutas, todos forman parte de este derroche de placeres. Se trata de la humanidad corrompida, que sucumbió al pecado y que espera, sin saberlo, las tristes consecuencias. El pecado también toma forma en las estructuras ovaladas, que encierran a los hombres y los oprimen. Finalmente la tercer etapa es la del infierno (también llamado El infierno musical, por la cantidad de instrumentos que hay), escenario de grandes torturas y tormentos hacia los humanos, con estructuras en llamas. Hay muchas representaciones de los pecados del hombre, como una mujer que es forzada a mirarse a sí misma en un espejo (ubicado en las nalgas de un demonio) símbolo de avaricia. Parece una especie de venganza, de los animales y la vegetación, hacia los hombres; como desquitándose por cómo fueron sometidos en el pasado, donde se los montaba, y ahora en cambio, son ellos los que utilizan e incluso devoran a los seres humanos.

500 años después aparece “El cadaver de la novia” del cineasta Tim Burton, que también contrapone colores cálidos, como naranjas y rojos, con intensos negros y azules.

Aca preparamos en cecileboutique.com tres escenas de flores rindiendo homenaje a estos artistas…