Se acerca el cumpleaños de Estela, mi suegra, quien adora las flores y la jardinería. Una persona glamorosa y coqueta, a la que jamás vi vestida informal ni desarreglada. Se que debo buscar un regalo que refleje semejante personalidad, y no se me ocurre mejor opción que un imponente arreglo floral. En los liliums encontré esa flor que le hace justicia a la manera de ser de Estela, alguien fino y delicado. Inclusive el nombre del ramo va de la mano con esta sensación de notabilidad, “Anne Marie”, pareciera el nombre de alguna actriz famosa, o algo por el estilo. Esperando no sólo sumar puntos, sino también demostrar mi afecto y gratitud ante esta persona que ya forma parte de mi familia.